Sobre Mí

Licenciada en Psicología y Máster en Psicología Clínica y de la Salud

Mis comienzos no han sido los habituales y eso suele ser casi siempre una sorpresa cuando lo explico. También lo fue para mí. No fui de esas personas que llegan a su profesión por vocación. De hecho, empecé decididamente mi andadura universitaria estudiando Ingeniería en Telecomunicaciones, que es lo que siempre había querido hacer, aunque no tardé mucho tiempo en darme cuenta de que no era mi lugar. El dilema llegó al cerrar ese capítulo al medio año y dedicar el resto del curso a escoger cuál sería mi próximo destino.

 

Después de intentar acceder a varias carreras que me interesaban, fui rechazada en todas por haber estudiado itinerarios científicos y no de letras en el bachillerato. Así fue como aterricé en Psicología, la última de mis opciones en mi listado de preinscripción universitaria, como si fuera por una carambola de la vida.

 

Hoy sé que tenía que estar allí y que fue uno de los mayores aciertos de mi vida. Lo genial es que el acierto no fue mío y no creo en las casualidades.

Me especialicé en Psicología Clínica y de la Salud por la Universidad Complutense de Madrid y llevo 18 años ejerciendo mi profesión atendiendo a personas en el ámbito privado.

 

Con el tiempo fui desarrollando otra de mis grandes pasiones (probablemente la principal) que es la comunicación. Y lo hago por dos vías:

 

  • A través de conferencias, talleres de prevención, clases, radio y TV, o vídeos varios, porque comunicar de forma oral es un canal increíble para ayudar a otros y trabajar con las ideas. El lenguaje, realmente, tiene el poder de cambiar muchas cosas. El reto es siempre poder poner en palabras cercanas y sencillas las dificultades de lo que significa el comportamiento humano y en eso he intentado especializarme.

 

  • A través de medios escritos analizando la actualidad en artículos para varias publicaciones (sección EL ESPEJO, en Protestante Digital), trabajando prevención psicológica a través de materiales didácticos para instituciones como la FAD, con libros para profesionales y público en general... 

 

Descubrí en mi profesión, entonces, muchos desafíos y muchos frentes en los que trabajar, curiosidades y claroscuros. También muchas maneras diversas de ayudar a otros. Poder comprender algo mejor este mundo complejo en que vivimos y que tiene todo que ver con las personas y sus relaciones es algo que trae riqueza y me ha ayudado a crecer.

 

Al aprender la profesión me enfrenté a muchos enfoques diferentes con los que no me identifiqué (como sucede en todo en la vida, evidentemente). Así que me he dedicado sin descanso al ejercicio de examinarlo todo y retener lo bueno, que es uno de los más importantes de la vida

 

Sé que desde muy niña soy mujer de ciencia. Los juegos a los que jugaba ya lo anticipaban. Y la psicología, aunque no es una ciencia exacta, hoy se enfoca como una ciencia social desde la escuela desde la que escogí trabajar (Enfoque Cognitivo- Conductual). 

 

Pero también sé que mis intereses van más allá de esta disciplina y que no todo el conocimiento sobre lo que sucede dentro y fuera de nosotros puede abarcarse desde el método científico. Ciencia, por supuesto. Negación de lo que la ciencia no puede abarcar, no. Ese es el resumen.

 

Así que también y principalmente soy mujer de fe y busco más de lo que me cuenta o me puede explicar la psicología. En la consulta, trabajo como psicóloga. En la vida fuera del despacho, intento analizar lo que veo desde mucho más que la visión de la psicología. 

 

Desde ese tándem, entonces, ese doble enfoque de ciencia y fe, es que quizá se me conoce más hoy en día en los medios. Puede que, quizás, tú también hayas llegado hasta mí por eso. Porque me he especializado en ver la vida y sus aristas desde esos dos puntos de vista y forma parte de mí de manera natural.

 

Asumo que resulta extraño, e incluso provocador y paradójico para muchos. No diré que es fácil. Pero nadie me negará que resulta, como poco, apasionante. 

Para Contactar:

Sígueme y Suscríbete en

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

© 2020 por Lidia Martín