¿Y si dejáramos de preguntarnos "y si"?

Actualizado: 16 abr 2021


Cuando las personas hablan de la ansiedad, suelen referirse principalmente a síntomas físicos que les causaron profundo miedo o temor. Sensación de ahogo, taquicardia, entumecimiento, sensación de parálisis, mareos, calor repentino... todo un abanico de sensaciones intensas que se presentan, aparentemente, sin razón alguna, y que crean un alto nivel de malestar y desasosiego.


Sin embargo, con todo y lo "escandalosos" que puedan resultarnos los síntomas físicos de la ansiedad, no son los más complicados para el pronóstico. De hecho, es justo a continuación de ese brote de síntomas que aparece lo que yo llamo "la pregunta cáncer": "¿Y si...?"


Tan pequeña, y tan potente, es la base de uno de los síntomas estrella de la ansiedad, aunque no sea tan conocido como los de tipo físico: la preocupación.


Precisamente por ser una pregunta tan escueta y directa, y porque es absolutamente amoldable a cualquier situación que se nos ocurra, esa combinación de dos palabras termina contaminándolo todo, a poco que le dejemos el margen para hacerlo:

  • ¿Y si me vuelve a pasar?

  • ¿Y si esto es algo grave?

  • ¿Y si me sucede cuando estoy solo...?

Y, más allá, de las situaciones relacionadas con pánico, o síntomas, aparecen constantemente en otras circunstancias:

  • ¿Y si enfermara?

  • ¿Y si un día pierdo mi empleo?

  • ¿Y si le pasa algo a mis hijos?

Se suele decir que el miedo es libre, pero el problema es que nos lleva por delante, si le dejamos. Todas esas preguntas, que son legítimas, a la par tienen que tener una respuesta muy contundente: hemos de decirnos: "CADA COSA A SU TIEMPO".


Si lidias con ansiedad, recuérdate que es molesta, pero no peligrosa. Sigue en la medida de lo posible con lo que estabas haciendo, y no mires atrás. Si se trata de cualquier otra cosa, aborda lo que hoy tengas entre manos, y poco más. Minuto a minuto, día a día.


Si miramos atrás, solemos darnos cuenta de que, cuando llega el momento de enfrentar las nuevas situaciones, tenemos más recursos de los que pensábamos cuando empezamos a preocuparnos. Anticiparnos solo nos restará energías, y nos obligará a preocuparnos de cosas que, probablemente, nunca pasarán y, de suceder, nunca lo harán como imaginamos.


Así que... ¿y si dejáramos de preguntarnos "Y SI..."?




51 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo